Perros de Caza – Toda la información sobre los perros de caza

perros de caza

Los perros de caza son aquellos perros empleados para acudir al humano a lo largo de la caza. En general, los perros de caza se dividen en 3 categorías principales:  el perro perdiguero o bien de cobro, perros de aguas y can pointer o bien de muestra.  La caza fue la primera de las actividades que el hombre y el perro efectuaron conjuntamente desde su domesticación. Durante este periodo de miles y miles de años, el hombre ha ido escogiendo al perro de caza para las diferentes labores que le eran precisas, de tal modo que en nuestros días existen cientos y cientos de razas diferentes y muy especializadas.

Características del perro de caza

El buen perro de caza debe presentar las siguientes aptitudes:

  • Instinto: solo los verdadero perros ansiosos por la caza buscan con afición y con intensidad, no haciendo caso al cansancio y a las más duras condiciones a las que este expuesto nuestros perros de caza tanto climáticas como orográficas, buscando en la montaña de arriba abajo.
  • Fuerza: para soportar las duras condiciones de la caza. Los perros de caza necesitan fuerza y potencia para desenvolverse en los diferentes terrenos donde se les lleva.
  • Olfato: si el perro de caza no tiene olfato solo descubrirá a las posibles presas cuando estén delante de sus propias narices.
  • Ladrar: Debe tener tendencia a ladrar, y si no lo hace,  no es útil para según qué tipo de caza, ya que no avisa al ver a una presa no vale.
  • Valentía: Estos perros deben de ser valientes porque deben enfrentarse a posibles presas de mayor tamaño que ellos.
  • Iniciativa: únicamente el perro que improvisa es capaz de salir sano y salvo de las situaciones más diversas.
  • Tamaño: Debe de ser un perro mas o menos grande para que ya por su tamaño intimide a sus presas.

perros de caza en españa

Los perros de caza sabuesos

Los sabuesos son perros con una enorme capacidad olfativa, de gran pluralidad de tamaño y colores, pueden apresar a solas o bien en conjunto, denominándose al conjunto jauría. Tras localizar el indicio de la presa comienzan a perseguirla mientras que van latiendo, esto es, ladrando, para informar a los cazadores del recorrido que va haciendo en la espesura. Pueden advertir el indicio de fragancia dejado por una pieza de caza muchas horas una vez que esta haya pasado por el sitio.

Son empleados para la caza menor y para la caza mayor. La FCI creó para estos perros el Conjunto VI.

Los rastreadores son perros con una enorme capacidad olfativa, pueden apresar a solas o bien en conjunto, un conjunto de veinte a treinta perros dirigidos por los cazadores, que tiene por función advertir la toma, sacarla de su madriguera, llevarla donde se emplazan los tiradores, ladrar para delatar su trayectoria y, caso de que resulte posible, capturar a fin de que el cazador pueda rematar en cuchillo.

El buen cazador valora la jauría, puesto que reconoce y agradece su tarea y, en consecuencia, cuida su actuación para no disparar jamás a una pieza cuando se halla rodeada de perros, así sea a lo largo de una fuga o en el curso de un agarre. Si los perros se atemorizan cuando están mordiendo pueden dejar de hacerlo y, en el futuro, sentir temor a lo largo de meses o bien por siempre.

Cada jauría prueba la personalidad, la seriedad y la profesionalidad del dueño. Mas es de querer que los ejemplares sean homogéneos, perros bravos, encastados, robustos y expertos en todas y cada una o bien en ciertas funciones que deben ocuparse a lo largo de la cacería.

Son usados por la caza menor y por la caza mayor. La FCI los clasifica en el conjunto VI: perros rastreadores, de indicio y razas semejantes.

A lo largo del tiempo se desarrolló una singular forma de proseguirse los perros, con peculiaridades diferentes conforme el país de que se tratase, siguiendo al caballo. De este modo, en Francia se impulsó la caza del corzo, en Inglaterra la del zorro y España la de la liebre y el cerdo salvaje.

portada beagle t

Hay un ritual, afín a la caza del zorro en Inglaterra, donde la meta principal de cada caballista es sostenerse al frente del pelotón perseguidor de la presa, lo más pegado posible a los perros. Hugo Mainel, en el siglo XVIII, escogió perros singulares que pudiesen contrarrestar las artimañas del zorro y hostigarlo a toda velocidad en campo abierto, impulsando esta clase de caza muy, muy rápida.

El perro Beagle, Harrier y Foxhound son las razas más a menudo empleadas. El zorro, no obstante, es capaz de emplear tácticas diferentes que distraen a los perros y cubre grandes extensiones de terreno, llevando los jinetes de los planos a lo alto y del bosque en el prado.

En la península ibérica, la caza de la liebre con perros es una tradición fomentada. Cabalgar a galope tendido en pos de un conjunto de perros que persiguen a la liebre con un despliegue pasmante de fuerza, agilidad, argucia y osadía, puede producir una emoción inenarrable.

Se puede observar como la toma finta, se escurre y por último se pierde tras una carrera a muerte que puede haber durado minutos. Mas asimismo se caza a pie con la ayuda de perros rastreadores, el corzo, el rebeco, el ciervo o bien el cerdo salvaje.

Otros animales que se cazan con la ayuda de perros de indicio son el leopardo de las nieves, la foca y el reno. Mas, indudablemente, la caza del león y del tigre son las más espectaculares. El Can crestado rodesiano es el más a menudo empleado para rastrear a los leones que terminan siendo abatidos con el fusil.

En Canadá, en Rusia y en Finlandia se caza asimismo el oso, con el can de osos de Carelia y en Escandinavia asimismo cazan con la ayuda de perros rastreadores y de trineo.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*